Las cuevas del Moro se encuentran en Boicarent, un pueblo con mucho encanto en el interior de Valencia, frontera con Alicante, tan solo a 1 hora de distancia.

Vale la pena coger el coche y perderse por el interior. Las cuevas son una gran aventura para los peques y adultos, se trata de un grupo de cuevas-ventanas, o cuevas artificiales con orificios en forma de ventana, colgadas a mitad de un acantilado rocoso. El camino para llegar a ellas está muy bien y es accesible, aunque cuesta arriba :). Las cuevas están divididas en diferentes cámaras, la aventura es ir pasando de una cámara a otra, trepando, muchas veces ayudándote de brazos y piernas y asomándote a unas vistas increíbles en sus ventanas. Para los peques de verdad que es una aventura que querrán repetir varias veces. Además cuentan con un guía excelente que te adentra en la historia de las cuevas. Es estupendo. Eso sí, abstenerse los claustofóbicos, y la edad ideal de los niñ@s sería a partir de los 5 años. Y ya que vais estar por la zona os recomendamos parar en Pou Clar  un paraje natural de gran belleza, situado a la salida de Ontinyent, pisicnas de agua natural para un baño fresquito fresquito. Y si ya no pega el clima para el baño, es igual, es un lugar demasiado lindo para no parar.

Sé que esta lejos, pero si tenéis peques mayores de 5 años, es un planazo!!!!!