Educar en el asombro de Catherine L´Ecuyer es un libro que pienso todos los padres y educadores deberíamos leer, me gustó mucho porque habla de una realidad que nos preocupa a muchos. Hoy en día vivimos rodeados de pantallas y a un ritmo frenético, casi sin tiempo de parar, y a ese mundo arrastramos a nuestros hijos que casi van más deprisa que nosotros, y por el camino se van perdiendo cosas esenciales en la vida del ser humano, que de adultos ya no se pueden recuperar. 

La autora del libro, Catherine L´Ecuyer, nos invita a parar y analizar la situación en la que estamos educando a nuestros hijos, y de una manera fácil nos hace pensar en muchas cosas esenciales que nuestros hijos se están perdiendo y como les puede afectar en un futuro. Hay miles de citas de pensadores, filósofos, científicos, que son una invitación a reflexionar, a no pasar la hoja sin pensar.

“Educar en el asombro es respetar sus ritmos, sus necesidades básicas, su inocencia, no adelantar etapas. Educar en el asombro para que el niño pueda apreciar la Belleza. Y educar en la Belleza, para que el niño pueda encontrar motivos para asombrase” – Catherine L´Ecuyer

Hay algunos capítulos que se me quedaron más grabados que otros, el capítulo que habla sobre la Belleza, con mayúscula, me encantó, me pareció perfecto y me asombró y quizás por eso sea de lo que más fresco tengo.  Este capítulo habla de la importancia de rodear a nuestros hijos con cosas Bellas y de sus efectos, pensé que es algo que a veces cuido poco. Rodear a los niños de cosas Bellas, cuidar el ambiente, lo que ven, sin darnos cuenta estamos creándoles su gusto estético y es una forma de motivarlos.

“Rodear a nuestros hijos de Belleza es buscar nada menos que la Excelencia para ellos, es enriquecer su vida, llenándola con lo mejor, ampliándoles los horizontes de la razón, acostumbrándoles a vivir con el listón bien alto.” – Catherine L´Ecuyer

El libro es una continúa invitación a pensar y reflexionar, habla mucho sobre aprender desde dentro hacia fuera, de la propia motivación del niño que muchas veces comienza en el asombro, en el misterio.

“El gran valor de la educación no consiste en atiborrarse de datos, sino en el preparar el cerebro para pensar por su propia cuenta y así llegar a conocer algo que no figure en los libros” – Albert Einstein

Pero hoy en día no es fácil asombrar a un niño, son tantos los estímulos que reciben, están creciendo tan deprisa, que cada vez es difícil motivarlos, pocas cosas les ilusionan. Por eso creo que el libro es perfecto, porque es una invitación para parar el ritmo loco de hoy en día, el consumismo desenfrenado y sin consciencia y pensar un poco más en como estamos educando a nuestros hijos. Tenemos una enorme responsabilidad en nuestras manos, y por suerte estamos a tiempo de cambiar las cosas.

“Los niños no son el futuro porque algún día vayan a ser mayores, sino porque la humanidad se va a aproximar cada vez más al niño, porque la infancia es la imagen del futuro” – Milan Kundera

Podría seguir, pero creo que no le hago justicia al libro con mi post. Mucho mejor es que lo leáis sin dudarlo, estoy segura que no defraudaré a nadie con esta recomendación. Además si estáis en Alicante, el libro lo cogí prestado en la Biblioteca de Sant Joan, y lo devolveré esta semana.

Libro 100% recomendado!