Este plan alternativo merecía un pequeño post para contarles la ruta que hicimos por el valle. Era nuestra primera vez allí, y nos quedaron muchas cosas por descubrir, pero si queréis una idea para pasar el día o el fin de semana, nos ha encantado.

El viaje desde Alicante hasta el valle es de aproximadamente una hora. Nosotros nos dirigimos directamente a Fleix, un pequeño pueblo con una vista increíble de todo el valle hasta el mar. Desde ahí, bajamos a Murla y seguimos ruta en dirección a Benigembla, 5 o 6 kilómetros pasados Benigembla en dirección Castell de Castells, hay una pequeña salida en dirección La Vall d’Ebo. La carretera es un camino rural, bastante dañado, id despacio, pero no tengáis miedo de meteros. Después de 1,5 km aproximadamente, veréis un pequeño lugar para aparcar el coche, y justo enfrente un camino que os llevará a unas pinturas rupestres y a una cueva que nos hablaron maravillas de ella. Nosotros no pudimos subir, era la 1 del mediodía, apretaba el calor e íbamos con niños pequeños y sin mochilas!!! Me hablaron tan tan bien que volveremos a posta un día para verla!
Nuestro camino siguió en dirección a un pueblo llamado La Vall d’Ebo. Allí nos esperaba otra cueva: La cueva de Rull. En esta cueva hay que pagar para entrar y entras con una persona que te explica todo sobre ella. La cueva es una pasada, enorme, y repleta de estalactitas y estalagmitas. Si no sabéis lo que son, ir a la cueva que saldréis expertos ;). Hemos alucinado allí dentro. El precio de la entrada es 4€ por adulto y 2€ por niños mayores de 3 años. Aquí podéis ver más información de la cueva.
Como ya era la hora de comer, paramos para comer en el pueblo, más concretamente en el Foc y Brasa, comimos muy bien con una vista al valle preciosa. Vale la pena parar allí, su dueño es super amable.
La ruta sigue en dirección a Pego, las vistas que hay en esta pequeña carretera son impresionantes. Puedes ver perfectamente el Barranc d´l´Infern, desde un mirador junto a la carretera. Muy bonito.
Desde ahí, podéis perderos un poco más por los valles, o hacer alguna ruta de senderismo, o bajar un poco a la playa. Nosotros optamos por la última opción, ya que el calor apretaba, y nos fumos directo a las playas de Denia!
Estoy segura que nos perdimos algunos imperdibles por la zona, por eso volveremos seguro.Y nos dejamos para el otoño hacer la Catedral del Senderismo, o lo que podamos de ella. Lo que vimos y lo que hicimos nos encantó y lo recomendamos, y lo que casi hicimos también :). 

Si queréis ir a dormir os recomendamos dos lugares:

La Casota, una casa rural con mucho encanto.

Camping Laguar